Artículos

La violencia simbólica y mediática hacia las mujeres

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Las expresiones más visibles de la violencia contra las mujeres son el feminicidio y la violencia física, sin embargo, este fenómeno tiene otras múltiples manifestaciones igualmente dañinas para la sociedad, como la violencia simbólica, entendida no como un tipo de violencia, sino como una manera continua de pensar y actuar que naturaliza y reproduce la subordinación y el maltrato, especialmente hacia las mujeres.

Se trata de una violencia normalizada en la sociedad por los usos y costumbres, y se expresa de distintas maneras, entre ellas el control económico, control de la sociabilidad, de la movilidad, menosprecio moral, menosprecio estético, menosprecio sexual, descalificación intelectual y descalificación profesional.

Los medios de comunicación son extraordinarios aliados de esta violencia simbólica puesto que refuerzan las desigualdades y los estereotipos de género, a través del contenido de noticias, programas de ficción o de entretenimiento.

¿Cómo nace el término de violencia simbólica?

Fue incorporada por el sociólogo francés Pierre Bourdieu, quien la describe como “violencia amortiguada, insensible e invisible para sus propias víctimas, que se ejerce esencialmente a través de caminos puramente simbólicos de la comunicación y del conocimiento o, más exactamente, del desconocimiento, del reconocimiento o, en último término, del sentimiento”, la cual se basa en relaciones desiguales entre mujeres y hombres, a lo que el autor llama la “dominación masculina”.

Rita Segato (2003), señala que la violencia simbólica es difícilmente codificable y es más efectiva cuanto más sutil; no se manifiesta físicamente, sin embargo, es la que sostiene y da sentido a la estructura jerárquica de la sociedad. Le llama violencia moral y es un eficiente mecanismo de control social y de reproducción de desigualdades, que tiene tres características: diseminación masiva, arraigo en la sociedad y las familias, y falta de definiciones o formas de nombrarla.

iceberg
El iceberg de la violencia contra las mujeres

La violencia simbólica y mediática en el Perú

De acuerdo con el Estudio de actitudes, hábitos y opinión sobre la radio y televisión realizado por CONCORTV en 2013, para los/as peruanos/as, la televisión es el medio más entretenido, educativo, informativo, cercano a la gente, veraz, plural y que seguirá vigente. Sin embargo, también es considerado el medio más sensacionalista. La percepción de cómo la televisión muestra a las personas adultas mayores (49%), niños y niñas (57%), y a la mujer (58%) es en general negativa, y se mantiene en relación a los informes anteriores.

Un ejemplo de violencia simbólica es el que da cuenta el estudio realizado en Perú sobre los “Estereotipos de la mujer andina en los Programas de humor de la tv peruana” (Alarcón, s/f). De acuerdo con sus principales hallazgos, la figura de la mujer andina en los programas de humor de la TV peruana, es un constructo estereotípico, que brinda una imagen en general negativa, siempre parcial, incompleta de lo que significa en la realidad más allá de las pantallas televisivas, y que ha generado una sub representación y contribuido aun sin proponérselo a patrones estereotipados que contribuyen a la discriminación y al racismo.

Sobre la utilización de la imagen de la mujer y la reproducción de estereotipos violencia simbólica y mediática en nuestro país, mostramos algunos ejemplos:

violencias simbolica hacia las mujeres 01

violencias simbolica hacia las mujeres 02

violencias simbolica hacia las mujeres 03

Violencia simbólica en las redes sociales

Actualmente, las redes sociales son un medio muy importante de comunicación, mediante el cual nos informamos y relacionamos con las personas. Los espacios como el Facebook o el twitter no solamente nos han acercado y puesto al alcance un medio rápido y fácil de expresión masiva, también han exacerbado las polarizaciones en nuestra sociedad.

Estos espacios permiten agredir y discriminar sin necesidad de la fuerza física o la interacción cara a cara. Los/las agresoras muchas veces se ocultan tras perfiles falsos y dan rienda suelta a la violencia con imágenes o palabras cargadas de significados negativos que menosprecian o restan valor a las personas, especialmente por temas de género o racismo.

Hay publicaciones y/o comentarios que muestran cuan arraigada está la violencia y la discriminación en nuestra sociedad. Si revisamos las redes podemos encontrar, en el Perú, varias páginas “especializadas” que reproducen los estereotipos sexistas.

¿Cuál es el rol que le corresponde a los medios de comunicación?

El artículo 14 de la Constitución Política del Perú, señala que los medios de radiodifusión colaborarán con el Estado en la educación y la formación moral y cultural, destinando un porcentaje mínimo dentro de su programación a estos contenidos, que será establecido por los propios radiodifusores. (Ley de Radio y Televisión – Ley 28278). Asimismo, la programación que se transmita en el horario familiar debe evitar los contenidos violentos, obscenos, o de otra índole, que puedan afectar los valores inherentes a la familia, los niños y adolescentes.

La Ley 30364, señala entre las responsabilidades sectoriales que, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones debe velar por el cumplimiento estricto de las obligaciones de los medios de comunicación establecidas en esta Ley, las cuales son:

  1. Los medios de comunicación, en la difusión de informaciones relativas a la violencia sobre la mujer garantizan, con la correspondiente objetividad informativa, la defensa de los derechos humanos, la libertad y dignidad de las mujeres víctimas de violencia y de sus hijos. En particular, tienen especial cuidado en el tratamiento gráfico de las informaciones.
  2. Los servicios de radio difusión públicos y privados permiten el uso de la franja educativa del 10% de su programación para que, en el horario de protección familiar, las instituciones públicas articuladas en el sistema nacional para la prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar desarrollen contenidos vinculados a la sensibilización, prevención, atención, protección, sanción y reeducación para la erradicación de la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar.

Pronunciamiento de la Defensoría del Pueblo

En mayo del presente año (2018) la Defensoría del Pueblo (DP) emitió un comunicado pidiendo a los medios de comunicación abstenerse de difundir estereotipos que denigran a las personas, en atención a que se difundieron programas televisivos que han pretendido representar a personas afrodescendientes exacerbando sus rasgos físicos con un ánimo denigrante, la Defensoría del Pueblo expresó su malestar por esta práctica y exigió a los medios de comunicación, abstenerse de propalar estereotipos humillantes y vejatorios.

La burla fundada en las características innatas o asumidas por una persona (más aún cuando son desnaturalizadas) como su color de piel, raza, sexo, género, orientación sexual, identidad de género, discapacidad, nacionalidad u otro motivo; es contraria al respeto de su dignidad, sus derechos humanos y la Constitución Política, señalaron en un comunicado.

El representante de la DP, dijo que esta práctica ilegal – observada en estaciones de televisión de señal abierta y de cable- contribuye a reforzar estereotipos y estigmas que pueden propiciar actos discriminatorios, los cuales están tipificados como un delito en el Código Penal (Art.323).

Recomendaciones para los medios de comunicación

  1. Es fundamental que quienes trabajen en temas de violencia de género y comunicación se provean de una formación vinculada a las desigualdades de género que les permita analizar estas problemáticas sociales.
  2. Frente al análisis y producción comunicacional de estos temas deben ser consultadas personas especializadas que aporten la comprensión integral y la dimensión estructural de las desigualdades.
  3. Sumar la perspectiva interseccional que permitirá analizar las diferentes dimensiones de desigualdad que puedan atravesar cada caso particular: si una mujer víctima de violencia de género es además indígena y prostituta, su exposición a la violencia será probablemente más alta por la sumatoria de las vulneraciones de derechos humanos a la que está expuesta.
  4. Cuando se abordan nuevos casos de violencia, no debe olvidarse referenciar a los mismos en el contexto de una problemática estructural que atraviesa períodos históricos, clases sociales y regiones.
  5. Incluir a los varones como parte del análisis de la violencia de género y de los abordajes de solución de la misma. Su invisibilización limita la posibilidad de pensar en las desigualdades estructurales y en un redimensionamiento de las masculinidades como condición para eliminar la violencia.
  6. Resulta urgente revisar presencia y roles de las mujeres peruanas en su diversidad y la forma de presentarlas en los diferentes programas de la TV y en otros espacios, e interesarse en promover cambios en la asignación de representaciones más realistas, sensatas e integrales.

Buenas prácticas y recursos en la materia

  • Decálogo para el tratamiento periodístico de la trata y la explotación sexual (RED PAR. Periodistas de Argentina en Red por una comunicación no sexista) : 
  • Decálogo para el tratamiento periodístico de la violencia contra la mujer (RED PAR. Periodistas de Argentina en Red por una comunicación no sexista): 

Fuentes consultadas

  • ALARCÓN, Luis R. “Análisis sobre discriminación en la televisión peruana: Estereotipos de la mujer andina en los programas de humor de la TV peruana (estudio longitudinal – comparativo y de opinión)”.
  • A.C.S Calandria, 2012. “Violencia contra la mujer. La mirada desde los medios. Monitoreo de medios de comunicación de cobertura local-nacional”.
  • BOURDIEU, Pierre, 2000. La dominación masculina. Barcelona: Anagrama.
  • CONCORTV, 2013. “Estudio de actitudes, hábitos y opinión sobre la radio y televisión”, Lima, Perú.
  • Segato, Rita, 2004. Las estructuras elementales de la violencia. Ensayos sobre género entre la antropología, el psicoanálisis y los derechos humanos. Buenos Aires: Editorial Prometeo.

Artículo elaborado por: Kaarina Valer/ Susana Zapata

  • Contenidos elaborados con apoyo  del programa:
  • Consultora: M. Andrea Voria.

Escribir un comentario

Traducir »