1

MIMP realiza conferencia internacional sobre trata de personas y su impacto en la población indígena y amazónica

MIMP realiza conferencia internacional sobre trata de personas y su impacto en la población indígena y amazónica

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) realizó la conferencia “Desafíos para la comprensión y la gestión de conocimiento de la trata de personas en la población indígena y de la selva” con el objetivo de visibilizar los impactos de este problema en la población indígena y nativa de Ecuador, Bolivia, Colombia, México y Perú. Así como brindar información actualizada sobre el estado situacional de la trata de personas; los logros y retos de los mecanismos normativos y sociales en los mencionados países.

En la inauguración del evento, Milagros Monge Gómez, Directora General Contra la Violencia de Género del MIMP, manifestó que la trata de personas es uno de los crímenes más graves en nuestra sociedad. “En una época en que la esclavitud pareciera no existir, hay mujeres, adolescentes, niñas, explotadas sexual y laboralmente, sometidas a prostitución ajena, es un fenómeno complejo, por ello creemos importante fortalecer capacidades en operadores, operadoras y funcionariado, para abordarlo con un enfoque interseccional” concluyó.

El evento que se desarrolló de manera virtual el 15 de agosto del presente año, contó con reconocidos especialistas y académicos internacionales, que expusieron sobre el impacto de la trata de personas en las poblaciones indígenas en sus respectivos países como la Dra. Solanda Goyes Quelal, Directora Nacional de Acceso a los Servicios de Justicia del Consejo de la Judicatura de Ecuador; el Dr. Marco Baldivieso Jinés, magister en Derecho Constitucional y ex magistrado del Tribunal Constitucional de Bolivia; el Defensor de Grupos Étnicos en Colombia, Dr. Rafael Ramírez Restrepo y el  experto en derecho indígena y docente de la Facultad Interamericana de Litigación A.C. México, Dr. Adán Rivera Morelos.

En representación del Perú, participó el Dr. Antonio Salazar García, Director General de Seguridad Democrática del Ministerio del Interior, quien presentó los avances y desafíos que aún tenemos como país.

La conferencia estuvo dirigida a los funcionarios, operadores y tomadores de decisión de la ruta de atención en trata de personas de la Poder Judicial, Ministerio Público-Fiscalía de la Nación, Policía Nacional, Superintendencia Nacional de Migraciones, Ministerio del Interior, Ministerio de Salud, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Ministerio de Educación, Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, Defensoría del Pueblo, de los gobiernos locales y regionales de los tres departamentos. Participaron también las trabajadoras y trabajadores del sector, correspondientes a los servicios del Programa Nacional Aurora y de las Unidades de Protección Especial (UPE).

Este evento del MIMP, organizado a través de la Dirección de Asistencias Técnica y Promoción de Servicios de la Dirección General contra la Violencia de Género, forma parte del III Curso de Nivel Básico-2022 “Abordaje Interseccional de la Trata de Personas como Modalidad de Violencia de Género”, dirigido a operadores, operadoras, funcionariado y tomadores de decisión de servicios, con énfasis en las regiones de Loreto, Cusco y Tacna.

Según reportes del Observatorio Nacional de Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior –MININTER:

  • De enero a marzo del 2022, se registraron 75 denuncias por trata de personas, el 92% víctimas eran mujeres y 8% hombres.
  • En el acumulado de enero 2017 a marzo 2022, se registraron 2 950 denuncias por trata de personas,85% corresponden a víctimas mujeres y 15% son hombres.



MIMP realiza seminario internacional sobre trata de personas con fines de explotación sexual

MIMP realiza seminario internacional sobre trata de personas con fines de explotación sexual

Este seminario se realiza en el marco de la “Política Nacional frente a la Trata de Personas y sus formas de explotación al 2030” aprobada con Decreto Supremo N° 009-2021-IN.

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) realizó hoy el seminario internacional virtual “Mecanismos de concertación fronterizos, binacionales y regionales frente a la trata de personas con fines de explotación migrante y refugiados con enfoques interseccional” con la participación como ponentes nacionales e internacionales, autoridades, altos funcionarios y especialistas involucrados con la atención a esta problemática.

El evento contó con la participación de la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Diana Miloslavich Túpac; del Ministerio de Relaciones Exteriores, el consejero SDR Raúl Loarte Ruiz; la jefa de la Sub-Oficina de Tumbes de la Organización Internacional para la Migraciones –OIM, Cristina Lornialli; la asesora regional en materia de trata de personas del Ministerio del Interior, Janet Andrade Cajahuaringa; Punto Focal de la Presidencia Pro Tempore (Brasil), Roberto Rizzo; del Poder Judicial, el juez Víctor Burgos Mariños; y el Coordinador Nacional del Proyecto Integra del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –Ecuador, Roberto Jaramillo Villegas.

En su intervención, la ministra Miloslavich manifestó que el delito de trata de personas pone de manifiesto las ideas machistas y poder de los hombres sobre las mujeres porque “se las ‘mercantiliza’, y se las rebaja la condición de objetos de tráfico comercial, siendo ésta una grave modalidad de violencia de género”.

En otro momento, la titular del MIMP agradeció la participación de los ponentes, así como de los operadores, funcionarios involucrados en la atención a esta problemática de trata, que va a permitir articular esfuerzos intersectoriales e internacionales; y así desde el fortalecimiento de capacidades, avanzar en la erradicación del delito de trata de personas en nuestro país.

Durante el seminario se presentaron los resultados del estudio “Diagnóstico situacional de los delitos de trata de personas y tráfico ilícito de migrantes en la región Tumbes” elaborado en el contexto de la COVID-19 por la OIM en Perú, que entre sus principales hallazgos, encontró que en dicha región se presentan situaciones de trata con fines de explotación sexual, laboral y mendicidad forzada. La mayoría de las víctimas son jóvenes y mujeres de entre 16 y 25 años. Existe también una fuerte presencia de casos de trata interna, así como un creciente número de víctimas de origen venezolano en los últimos años.

Otros temas que se abordaron fueron los mecanismos binacionales contra la trata de personas; el proceso de Quito, iniciativa regional frente a la movilidad humana venezolana; y el protocolo de colaboración entre el Sistema Judicial de Ecuador y Perú para la investigación y judicialización de delitos de trata, por mencionar algunos.

Esta actividad de fortalecimientos de capacidades ha tenido 287 personas inscritas, entre operadores/as, funcionarios/as y tomadores de decisión de los servicios frente a la trata de personas en el Perú, con énfasis en zonas de frontera en donde se da el delito de trata de personas con población migrante y refugiada. Ello, con la finalidad de mejorar la calidad de atención de los servicios, capacitarse en las nuevas formas y mecanismos del delito de trata de personas, actualizar sus conocimientos sobre las rutas de atención existentes, y generar sinergias interinstitucionales para un mejor desempeño.

En lo que va del 2022, el MIMP a través de Dirección de Asistencia Técnica y Promoción de Servicios, de la Dirección General contra la Violencia de Género, viene capacitando a 509 operadores de servicios de las regiones Loreto, Madre de Dios y Lima; y próximamente se iniciará un nuevo Curso Básico con casi 250 operadores de servicio inscritos. El 2021 se ha capacitado a 701 operadores integrantes de las Mesas contra la Trata de 8 regiones priorizadas: Lima, Loreto, Cusco, Arequipa, Lambayeque, San Martin, Huánuco y Junín

Cifras sobre trata de personas

Según reportes del Ministerio Público, en el 2021 se atendió un total de 1,764 casos de trata de personas a nivel nacional. De los cuales 53 casos se registraron en Piura y 20 en Tumbes.

En el 2020, la Policía Nacional del Perú registró 394 denuncias por el delito de trata de personas, de los cuales 245 (73,4%) denuncias presentadas fueron por delitos con fines de explotación sexual, y 62 denuncias (18,6%) fueron por delitos de explotación laboral

Por otro lado, según registro de atención de los CEM del MIMP, en el 2021 se atendieron 68 casos a nivel nacional, de los cuales, 8 casos fueron atendidos en Piura, y 1 en Tumbes. Y en el 2022, entre enero a mayo, se han atendido 40 casos, de los cuales, 2 corresponden a Piura.

Prensa MIMP




Violencia contra mujeres indígenas u originarias

Violencia contra mujeres indígenas u originarias

Es cualquier acción o conducta que, causa muerte, daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico o afectación económica-patrimonial, a las mujeres indígenas u originarias. Esta modalidad es todavía poca documentada, aunque crecientemente visible, que se agrava por la pobreza y la discriminación que enfrentan, dentro y fuera de sus pueblos de pertenencia. Según un informe elaborado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la violencia es uno de los problemas más alarmantes que enfrentan las mujeres indígenas en América Latina[1].

La CIDH hace el seguimiento a la situación de las mujeres indígenas bajo la premisa de que existe un vínculo estrecho entre los actos de violencia hacia ellas y la discriminación histórica que enfrentan por la intersección de su género, origen étnico y frecuente condición de pobreza. El informe señala que, a lo largo de la historia, las mujeres indígenas han sufrido racismo, exclusión y marginación, que influyen en la discriminación estructural que siguen enfrentando en todos los sectores de la sociedad[2].

La Comisión Interamericana señala que existen diferentes manifestaciones de violencia contra las mujeres indígenas, entre ellas:

  • La violencia en contexto de conflicto armado.
  • La violencia en contexto de proyectos de desarrollo, de inversión y de extracción.
  • La violencia relacionada con la militarización de las tierras indígenas.
  • La violencia doméstica.
  • La violencia en el ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales.
  • La violencia contra las lideresas y defensoras indígenas y contra las personas defensoras de derechos humanos que trabajan para promover sus derechos humanos.
  • La violencia en el medio urbano y durante procesos migratorios y de desplazamiento[3].

Según un estudio desarrollado en México, esta modalidad de violencia se encuentra relacionada con las estructuras tradicionales que se desarrollan en las relaciones familiares, comunitarias e institucionales, y por ello, se indica que, “(…) tiende a justificarse por el respeto a los usos y costumbres, lo que conlleva a no denunciar y a atestiguar silenciosamente las violencias que sufren” [4], expresado cuando las autoridades no reconocen la violencia como problema público, o no efectúan acciones para contextualizar los servicios, a fin que sean accesibles para todas las personas, denegando la existencia de diferencias culturales, monolingüismo, desconocimiento de procesos administrativos y legales, inexistentes servicios de cuidado familiar, entre otros[5].

En ese sentido, la CIDH recomienda e insiste en la necesidad de un enfoque holístico e interseccional para responder a la violencia contra las mujeres indígenas y erradicarla. Señala que las mujeres indígenas y sus comunidades sufren el impacto de la violencia de una manera muy específica, que vulnera sus derechos humanos.