nota informativa

Estudiantes se comprometen con la prevención de la violencia de género

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Estudiantes de Ciencias de la Comunicación, fueron reconocidos por el MIMP por sus propuestas para prevenir la violencia de género. Los futuros profesionales de diferentes universidades participaron en la producción de spots, cuñas, afiches, entre otros.

La iniciativa del MIMP, busca involucrar a la academia en el compromiso de facilitar la reflexión y poner a disposición de problemas sociales como la discriminación y la violencia de género, el conocimiento especializado.

Estos problemas que afectan a muchas mujeres en su vida privada y pública, tampoco no son ajenos a la vida universitaria. Las cifras nos demuestran que muchas mujeres y hombres universitarios enfrentan también situaciones de violencia, que les afecta personalmente y en su desempeño académico.

La violencia que afecta a estudiantes en las universidades

Un estudio de la Universidad San Martín de Porres y Programa Regional Combatir la Violencia contra las Mujeres en Latinoamérica (ComVoMujer) de la Cooperación Alemana GIZ[i], realizado en 2016, revela que el 66% de estudiantes de universidades, tuvo alguna experiencia de violencia. El 65% de universitarias ha sido agredida por su pareja o expareja, al menos una vez en su relación. El 67.1% de estudiantes ha agredido a su pareja o expareja al menos una vez en su relación. Las agresiones de mayor prevalencia fueron la humillación (58.5%), la violencia verbal (31.9%) y la violencia física leve (26.9%).

En el último año, el 48.8% de participaron en episodios de violencia contra la mujer. El 50% de universitarios han agredido a su pareja y el 47.8% de universitarias han sido agredidas por su pareja.

El impacto de la violencia en la productividad académica

La violencia impacta también en la productividad académica. El ausentismo y presentismo son dos factores que inciden en la vida de las estudiantes que han sufrido violencia, 21.7% se ausentó. Esta cifra es mayor con relación al 13 % que se ausentó por otras razones. El ausentismo también se produce en los agresores, y es mayor 20.8% y 42.4% más que los estudiantes no agresores. Las tardanzas de estudiantes agredidas y agresores es 6.1% y 12.1% más alta en comparación con las y los estudiantes libres de violencia.

El presentismo

Los y las estudiantes en situaciones de violencia contra las mujeres, experimentan más dificultades para concentrarse (entre 8.3% y 12.9%), estudian más lento de lo usual (entre 10.3% y 12.7%), están cansados o cansadas más de lo usual (entre 3.3% y 9.1%) y tienen preocupaciones personales o ajenas al estudio (entre 17.3% y 27.4%), en comparación con los y las que no han sufrido violencia.

Otro dato importante es el rendimiento de las estudiantes agredidas y los estudiantes agresores. Este grupo de estudiantes presentaron más errores en sus exámenes y trabajos académicos (entre 11% y 20%) y menor rendimiento (entre 14.2% y 18.7%). Finalmente, los deseos de deserción son mucho más altos en los grupos de agredidas y agresores (entre 33.6% y 57.1%).

El estudio nos demuestra que la violencia contra las mujeres universitarias impacta en su desempeño académico, lo que se evidencia en cursos reprobados y la intención de deserción académica. Asimismo, en los agresores, más que en los que no reportan violencia. Esta situación exige que las instituciones donde se forma a los futuros y futuras profesionales, promuevan un ambiente de tolerancia cero hacia cualquier manifestación de violencia de género en nuestra sociedad.

En esta tarea, la formación critica de comunicadoras y comunicadores, puede contribuir a un desempeño comprometido en la producción de contenidos y mensajes promotores de relaciones igualitarias entre hombres y mujeres. Los medios de comunicación pueden ser aliados importantes en la construcción de una cultura de rechazo a la violencia de género, porque son generadores de opinión, transmiten información, socializan, motivan y propician el debate y el diálogo.

 La iniciativa del MIMP en las universidades

En el año 2014, el MIMP inició un trabajo de colaboración con la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Esta experiencia se amplió en el año 2016 con la Red Peruana de Universidades, institución que congrega a 21 casas de estudios. Este año 2018, han participado siete universidades con 65 productos audiovisuales (spots, cuñas radiales, afiches) sobre diferentes modalidades de violencia de género (trata de personas, feminicidio, ciberacoso, estereotipos de género, entre otros).

El reconocimiento se realiza cada año, en una ceremonia pública. Los productos audiovisuales son difundidos en diversos espacios como el Banco de la Nación, Defensoría del Pueblo, Congreso de la República, gobiernos regionales y locales, entre otras instituciones públicas y privadas que cuentan con módulos de video de exposición pública.

Estos son los trabajos reconocidos:

  • No escapes – Universidad Nacional Santiago Antúnez de Mayolo (Ancash)
  • Mensajes que dañan- Universidad Católica Santa María (Arequipa)
  • Etiquetar es violencia- Universidad Católica Santa María (Arequipa)
  • Iguales pero diferentes- Universidad Nacional de Piura (Piura)
  • Afiche Abre los ojos- Universidad Nacional San Agustín (Arequipa)
  • Cambia el cuento –Pontificia Universidad Católica del Perú (Lima)
  • Reportaje El ciberacoso, una nueva forma de violencia de género- Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga (Ayacucho)
  • Palabras que matan –Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga (Ayacucho)
  • Cortemos el hilo de la violencia-Universidad Nacional de Trujillo (Trujillo)
 
 
Iguales pero diferentes
Palabras que matan

 

[i] Vara-Horna, A., López-Odar, D (2016). La violencia contra las mujeres en las universidades peruanas. Prevalencia e impacto en la productividad académica en las facultades de ciencias empresariales en ingeniería, Lima, GIZ&USMP.

La encuesta se aplicó a 6 964 estudiantes de ambos sexos (3 508 mujeres y 3 456 hombres), con rango de edades de 18 a 25 años, que tienen o tuvieron una relación de pareja de 34 universidades del Perú (22 públicas y 12 privadas).

Escribir un comentario

Traducir »