nota informativa

Esclavitud: violencia que afecta más a las mujeres y a las niñas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Más de 40 millones de personas en todo el mundo viven hoy en situación de esclavitud, según la OIT. El 71% son mujeres, niñas y niños, casi 29 millones. Del total de víctimas, 25% son niños, es decir, alrededor de 10 millones.

25 millones de personas son víctimas de trabajo forzoso, de ellas, 16 millones eran víctimas de explotación laboral forzada en el sector privado (trabajo doméstico, la construcción y la agricultura), alrededor de 5 millones eran víctimas de la explotación sexual forzada; y poco más de 4 millones (16 por ciento del total) del trabajo forzoso. Las mujeres representan 99% de las víctimas del trabajo forzoso en la industria del comercio sexual y 84 por ciento de los matrimonios forzosos.

Frente a este problema la ONU, exhortó “adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas modernas de esclavitud y la trata de seres humanos, prohibir y eliminar las peores formas de trabajo infantil, incluidas el reclutamiento y la utilización de niños soldados y, de aquí a 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas” (meta 8 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible).

Este 2 de diciembre, se conmemoró el Día para la Abolición de la Esclavitud  instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas, con el fin crear conciencia sobre este grave problema. La fecha coincide con el aniversario de la Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena.

¿Qué sucede en el Perú con este tipo de violencia?

Sergio Huamán del Movimiento Ramón Castilla, nos cuenta qué está haciendo el Estado para combatir este grave problema.

¿Qué es el movimiento Ramón Castilla?

El Movimiento Ramón Castilla (MRC) es un grupo organizado y articulado, que busca ser parte de los movimientos sociales del Perú del siglo XXI, con el fin de que la ciudadanía se convierta en agente de cambio contra la trata de personas. El movimiento es liderado por el Ministerio del Interior con participación del sector público, privado, la sociedad civil, la academia y los medios de comunicación. Se trata de sumar para combatir la trata, teniendo como arma de lucha la información y la tecnología.

Actualmente contamos con un movimiento en Lima promovido por el Ministerio del Interior en el que participan: la Organización Internacional para las Migraciones, la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Federico Villarreal y la Empresa de Seguridad Informática Eset Perú. Contamos también con otro movimiento en Ayacucho, cuyos actores son la Municipalidad Provincial de Huamanga, El Instituto Juan Pablo II y la Asociación Cultural Taller Fatimiano de Teatro. Para el 2019 tenemos previsto el lanzamiento del movimiento Ramón Castilla en Piura, Cusco, San Martín y Puno.  A partir de estos espacios fomentamos la participación activa de la sociedad con acciones programadas.

¿Cuál es el panorama de la trata de personas en el Perú?

Este fenómeno social se está visibilizando cada vez más en nuestra sociedad. En términos generales, la trata es un delito que afecta a cualquiera, no obstante, si nos basamos en información estadística oficial, encontramos una mayor incidencia de casos en mujeres, niñas, niños y adolescentes. Según señala el Ministerio Público en su Análisis Estratégico contra la Criminalidad, de 5 707 denuncias fiscales registradas entre 2009 y 2017, aproximadamente 7 463 fueron presuntas víctimas, de ellas el 80 % fueron mujeres y el 50% menores de edad.

 ¿Qué acciones realiza el movimiento contra la trata de personas?

El Estado peruano en su firme compromiso de combatir este delito catalogado como la esclavitud del siglo XXI, ha consolidado una política pública integral y sistémica que comprende instrumentos normativos, fortalecimiento de las capacidades institucionales y actualización de procesos operativos entre otros, para luchar contra el flagelo y proteger a las víctimas.

Impulsamos estrategias participativas que permitan generar agentes de cambio en la prevención del delito de trata. El MRC permite unir esfuerzos y acciones con facultades universitarias con programas de extensión universitaria sobre promoción social (jornadas de acción, ferias informativas, charlas preventivas, activaciones en espacios públicos) y fomentamos la investigación universitaria sobre el tema; de esta manera, incentivamos la participación de los jóvenes, en la reducción de la tolerancia social y cultural frente al delito, y generar conciencia sobre la gravedad de este crimen y estar prevenidos ante sus formas de captación.

¿Cuál es el tipo de trata que afecta con mayor proporción a las mujeres?

De acuerdo a las denuncias son más recurrentes los casos de trata de personas con fines de explotación sexual y afectan en su mayoría a mujeres. Prostíbulos clandestinos, centros de masajes, bares y hoteles, son lugares que pueden encubrir la existencia de víctimas de trata de personas y en la prevención de este delito. Es a través de falsas agencias de empleo o por convencimiento de conocidos que se capta a las víctimas. Según esta misma fuente entre los años 2014 -2017, el 42% de víctimas registradas por trata de personas con fines de explotación sexual han sido mujeres

Es frecuente el registro de denuncias por trata de personas con fines de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes. Sin embargo, hay que considerar también la mendicidad en las calles, el trabajo doméstico y la minería ilegal como lugares y actividades donde existen víctimas de trata de personas, muchas de ellas menores de edad.

¿Qué deben hacer las personas para evitar caer en una red de tráfico de personas?

Es necesario incidir y alertar sobre el uso de las redes sociales por parte de los tratantes como un medio de captación de víctimas. Ciertamente no podemos dejar de reconocer la utilidad y beneficio de estas herramientas de comunicación, que son utilizadas en su mayoría por adolescentes. Pero lastimosamente, también están siendo usadas por agresores sexuales y tratantes, y debemos fomentar el uso responsable de estas tecnologías principalmente en casa a través de los padres de familia y en las instituciones Educativas y de esta manera evitar que nos nuestros jóvenes caigan en estas redes criminales.

Cómo un dato adicional, en lo que respecta a la captación, conforme a las cifras del Ministerio Público, mencionar que en el 22% de las denuncias de trata con fines de explotación sexual se utilizaron las redes sociales; incluso, en el 40% de las denuncias de trata con fines de venta de niños también el uso de internet cómo una manera de captar víctimas.

Escribir un comentario

Traducir »