Mujeres, discapacidad y violencia

En Perú, 1 575 402 personas presentan alguna discapacidad de las cuales 754 671 son hombres y 820 731 son mujeres, lo que significa que el 52 % de las personas con discapacidad son mujeres (ENEDIS, INEI, 2012).
Si bien es cierto, hay avances en relación a los derechos de las personas con discapacidad, la brecha sigue siendo amplia y muestra desigualdades en el acceso a los recursos y a la participación activa de las mujeres y los hombres en la sociedad.

La discapacidad no es un problema individual, es un fenómeno social, que se agrava debido a una cultura de discriminación, a la falta de políticas y de recursos, que no facilitan la participación e inclusión en el desarrollo del país de las personas que  presentan  discapacidad.

En el caso particular de las mujeres con discapacidad, destaca la falta de oportunidades laborales y educativas inclusivas.

La reclusión en las actividades domésticas afecta tanto a las mujeres con algún tipo de discapacidad, como a las que tienen familiares en dicha condición, debido a que la totalidad de las labores de cuidado recaen sobre ellas.  De esta manera, se afianzan  los roles de género impuestos a las mujeres, que además se ejercen en condiciones de subordinación y precariedad.

Mujeres, discapacidad y educación

La educación es un componente clave del desarrollo en el  que podemos evidenciar también las brechas entre hombres y mujeres en situación de discapacidad. Según ENEDIS (2012) del total de personas discapacitadas el 29 % de mujeres nunca fueron a la escuela frente al 15 % de hombres. Como se puede ver en el Cuadro n.° 3, la brecha de acceso a la educación se acorta en el nivel inicial y primaria, sin embargo, se extiende en el nivel secundaria, donde solo el 19 % de las mujeres con algún tipo de discapacidad acceden al colegio frente al 26% de hombres.

Personas con discapacidad según  sexo y nivel educativo alcanzado a nivel nacional

Fuente: Encuesta Especializada en Discapacidad. INEI, 2012./ Elaboración: Observatorio Nacional de la violencia contra las Mujeres y los Integrantes del Grupo Familiar

Estas cifras son más preocupantes en el área rural, donde el 57 % de las mujeres no cuenta con ningún nivel educativo y solo el 33 % de mujeres que viven en el medio rural estudió la primaria

Personas con discapacidad  en el medio rural según sexo y nivel educativo alcanzado a nivel nacional

Fuente: Encuesta Especializada en Discapacidad. INEI, 2012./ Elaboración: Observatorio Nacional de la violencia contra las Mujeres y los Integrantes del Grupo Familiar

Mujeres, discapacidad y empleo

Los niveles de educación que nos muestran las cifras de la ENEDIS (2012), podrían hacernos deducir que la baja formación y capacitación de las personas con discapacidad, sería un importante factor que le impide el acceso a un empleo. Según ENEDIS de 1 575 402 personas que presentan alguna discapacidad,  el 76.8 % están fuera del mercado de trabajo y únicamente el 21.7% pertenece a la  población económicamente activa.

Fuente: Encuesta Especializada en Discapacidad. INEI, 2012.

Este  mismo informe, evidencia una brecha por género en el acceso al empleo, al mostrar un mayor porcentaje de varones (26,1%) que de mujeres (12,8%) forman parte de la población que contaba con un empleo. Así también, es de destacar, que el 83.7% de las mujer forma parte de la población no económicamente activa, es decir, que no tiene empleo  o que ya no lo busca.

Se considera, por lo tanto, que toda política orientada a promover oportunidades de empleo a esta población debe estar también en estrecha relación con el cierre de brecha educativa y la de género.

Las cifras sobre el nivel educativo de las mujeres con algún tipo de discapacidad no hacen sino evidenciar la urgencia de mejorar su calificación laboral para favorecer su inclusión en el mercado de trabajo.  En este sentido, es necesario promover políticas públicas con un enfoque de género que favorezcan la inclusión.

Mujeres, discapacidad y violencia

Los datos presentados en educación y en empleo muestran un tipo de violencia encubierta que afecta a las mujeres con discapacidad y que no termina de develarse. Sin embargo, hay una violencia evidente que se viene registrando en los Centros Emergencia Mujer.
Entre enero y marzo del presente año, en el Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual (PNCVFS) registró 29 287 casos de violencia psicológica, física, sexual y económica atendidos a nivel nacional, de los cuales 409 corresponden a personas con algún tipo de discapacidad, de las que el 71 % fueron mujeres y el 29 % fueron hombres.

Personas con discapacidad atendidas en los CEM que han sufrido violencia según sexo a nivel nacional, 2018

Fuente: Registro de casos de los CEM del  Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual -MIMP, (Enero-Marzo 2018.)

La mayor parte de las mujeres con discapacidad que han sufrido violencia tienen entre 18 y 59 años, mientras que en el caso de los hombres la mayor parte son adultos mayores de 60 a más años.

Personas con discapacidad atendidas en los CEM que han sufrido violencia según  grupos de edad  a nivel nacional, 2018

Fuente: Registro de casos de los CEM del  Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual -MIMP, (Enero-Marzo 2018.)

Así mismo, desde el 2015 hasta marzo de 2018 en los CEM atendieron 785 casos de tentativa de feminicidio a nivel nacional, de los cuales 11 corresponden a mujeres con discapacidad.

Cabe señalar que  ejercer violencia  contra una persona con discapacidad es un agravante para el sistema jurídico peruano que conllevaría a una pena de 8 años por delitos graves hasta a 15 años de prisión.

 

La discapacidad no es un  problema social, sino las condiciones que la hacen intolerable. Con políticas inclusivas y de protección podemos tener una sociedad inclusiva para todas las personas.

En el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, se trabaja para dar visibilidad a este problema en el Consejo Nacional para la Integración de las Personas con Discapacidad (CONADIS) y en las regiones en coordinación con las Oficinas Municipal de Atención a la Persona con Discapacidad (OMAPED).

 

Escribir un comentario

Traducir »