Artículos

Datos MIMP – PNCVFS.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Índice de contenidos

BORRADOR

Estadísticas del Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual – MIMP

1. Presentación

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) es el ente rector de la políticas nacionales y sectoriales sobre mujer y poblaciones vulnerables que diseña, establece, promueve, ejecuta y supervisa políticas públicas a favor de las mujeres, niñas, niños, adolescentes, personas adultas mayores, con discapacidad, desplazadas y migrantes internos, para garantizar el ejercicio de sus derechos y una vida libre de violencia de protección y no discriminación en el marco de una cultura de paz.

El Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual (PNCVFS), es la unidad ejecutora del MIMP y se encarga de diseñar y ejecutar acciones y políticas de prevención, atención y apoyo a las personas involucradas en hechos de violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar a nivel nacional, en el marco de la Ley N° 30364 – Ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar.

El PNCVFS a través de su servicio de atención denominado Centro Emergencia Mujer (CEM), que funcionan en todas las provincias del Perú, genera información estadística que permite conocer sobre la demanda de atención  de las personas afectadas por la violencia.  A esta fuente de información se le denomina REGISTROS ADMINISTRATIVOS, y se caracterizan por generar estadísticas continuas de los servicios y está focalizado a los casos atendidos.

Los Centros Emergencia Mujer vienen funcionando desde el año 1996,  brindan atención especializada a las víctimas de violencia y vienen funcionando en locales municipales, comisarías y últimamente en Centros de Salud.. A la fecha se cuenta con 302 CEM (1). De ellos se obtiene la información, que a continuación se presenta. Cabe precisar, que el PNCVFS cuenta además con otros servicios como son: la Linea 100, el Chat 100,  el Servicio de Atención Urgente (SAU), El Centro de Atención Institucional (CAI), los Hogares de Refugio Temporal y la Estrategia Rural; además cuenta con el registro de victimas de esterilizaciones forzadas (REVIESFO).

2. Magnitud de los casos atendidos por los CEM

2.1 Casos atendidos por los CEM, según años

Entre el 2009 y el 2017, se atendieron hasta 491 mil 541 casos por violencia a la mujer, cuyo pico más elevado se observa el 2017. Así mismo, en el gráfico estadístico se puede identificar un incremento de los casos atendidos excepto en el año 2011, donde se observa un leve descenso.

Los Centros Emergencia Mujer están presentes en todas las provincias del Estado Peruano. En el cuadro adjunto se puede apreciar una tendencia creciente de atención de casos, que para el año 2017 ha sido de 95 mil 317 casos.

Es importante tener en cuenta que el registro de atención de casos indica el ingreso de una persona víctima de violencia en el sistema de protección, la cual es sujeta de más de una atención en el acceso al servicio especializado en psicología, trabajo social y patrocinio legal. En el 2017, se registró un total de 2 millones 423 mil  113 atenciones  de los 95  mil 317 casos, siendo las gestiones realizadas en el área legal, las de mayor demanda. 

2.2 Casos atendidos en los CEM, según tipo de violencia

De los 491 mil 541 casos atendidos en los CEM entre los años 2009 y 2017, el 50,4% corresponde a casos atendidos por violencia psicológica, el 38,8% violencia física y 10,6% violencia sexual. El registro de atención de casos por violencia económica (0,08%) se ha implementado en el 2017, por lo que no contamos con mayores cifras.

A pesar que las estadísticas de los casos atendidos por violencia psicológica año tras año son mayores que los demás tipos de violencias, los casos por violencia física aumentaron hasta en 155%, pasando a ser el tipo de violencia que ha tenido mayor incremento en los últimos 9 años. Esto quiere decir que al 2017 se atendieron hasta 22 mil 921 casos más, respecto al total de casos atendidos en el 2009.

2.3 Casos atendidos en los CEM, según región y año de ocurrencia

Del 2009 al 2017 se han atendido un total de 491 mil 451 casos, de las cuales Lima encabeza las regiones con mayor índice de violencia con el 25,7%, Cusco con el 8%, Junín con el 7%,   Arequipa con el 5,3%, Puno con el 4,4% y La Libertad con el 4,4%.

En el mapa se puede identificar el total de los casos atendidos en los Centros emergencia Mujer a nivel regional en los últimos 9 años. Si desea ver las denuncias de un año especifico, puede seleccionar una opción en el recuadro del filtro para visualizar los datos del año seleccionado.

 

Si bien las cifras anteriores nos indican las regiones con mayor número de casos de violencia, observamos que en los últimos 9 años hay regiones que se han mantenido dentro del grupo que presenta mayor índice de la violencia, en una suerte de vorágine.

A excepción de Lima, que se puede entender que presente siempre las mayores cifras por contar con una alta concentración de la población nacional, regiones como Cusco y Junín se encuentran presentes durante todos los años, aunque en diferentes posiciones.

La Libertad es una región que se presenta hasta 5 de 9 veces en el grupo con mayores índices de violencia en el tiempo, seguido de Ayacucho y Callao que presentaron hasta 3 veces en los últimos 9 años, y Puno, Ancash y Arequipa que son regiones que se presentan hasta 2 veces como parte de este grupo de regiones con mayor índice de violencia sostenida en el tiempo. Piura se presenta en esta lista 1 vez.

Pese a que Arequipa y Puno sólo aparecen 2 veces en la lista de los últimos 9 años, en los totales generales aparecen dentro del grupo de mayor índice de violencia. En el caso de Arequipa es porque en el 2017 se ha visto incrementada la demanda de atención de casos por violencia con un pico de hasta 6 veces más respecto al 2009 y en el caso de Puno, ha mantenido cifras altas de la atención de casos por violencia que, si bien fueron superadas por otras regiones año tras año, muestra en el total este liderazgo.

2.4. Casos atendidos por los CEM, según tipo de violencia, región, sexo y año

Si bien en los CEM se atiende los casos de las víctimas de violencia, independientemente de la condición de sexo, entre otros, las cifras estadísticas nos indican que son las mujeres las que más sufren violencia, poniendo al descubierto la primacía de las relaciones asimétricas de dominio, sometimiento y subordinación hacia las mujeres en un sistema patriarcal que no las representa.

La violencia psicológica es sistemática y con el tiempo anula a la víctima en su voluntad y genera dependencia dentro de una relación tóxica que muchas veces lleva a que la víctima no denuncie al agresor. La violencia física produce un daño que puede ocasionar lesiones internas, externas o ambas, que pueden ser o no irreparables. Un evento aislado de violencia física conlleva su propio proceso de estrés emocional que se suma a la violencia psicológica que viene sufriendo la víctima y a los que sufriera eventualmente. La violencia sexual por su parte presenta violencia psicológica y violencia física, e implica un claro irrespeto de la voluntad de la víctima en la intrusión de su intimidad sexual. La violencia económica atenta a la autonomía del poder adquisitivo, y su limitación en la administración de los gastos y en la tenencia y disposición del patrimonio personal o de la familia. Es casi seguro que la violencia económica implique violencia psicológica, porque tienen como objetivo ejercer control a la víctima en la generación de la dependencia económica. Todos los tipos de violencia manifiestan una relación desigual de poder.

En los últimos 9 años, en las regiones se han presentado estos 3 tipos de violencia, sin embargo en el último año, en el marco de la Ley 30364 se han registrado casos de violencia económica/patrimonial.

En la siguiente tabla se puede identificar las regiones que han presentado mayor número de casos según tipo de violencia.

En el siguiente gráfico se comparan las atenciones de violencia realizadas en las regiones a nivel nacional según tipo de violencia entre el año 2009 al año 2017, en el que se visualiza la prevalencia de la violencia psicológica. Esto no ocurre en los totales de cada región, los cuales muestran sus propias particularidades.

a) Violencia física

En cuanto a violencia física, se ha identificado aquellas regiones que han superado desde el 2009 al 2017 los 1 mil casos de violencia atendidos en los CEM. Así tenemos que en los casos de Lima, Cusco y Junín son las regiones que presentan casos de violencia física a lo largo de 9 años, y hay regiones como Arequipa, Ancash y otras que no presentan esta tendencia en el tiempo pero que de pronto han disparado sus cifras de atención en los últimos años.

En la siguiente tabla se presenta el ranking de las regiones con mayor frecuencia de casos de violencia física atendidos en los CEM, resaltando las regiones que superaron los 1 mil casos por año.

Análisis de la casuística en la violencia física año 2017

Durante el año 2017 se han atendido 95 mil 317 casos, donde el 39,6% predomina la violencia física (37 mil 752 casos), En el cuadro adjunto se puede apreciar el análisis de la casuística según las principales variables que determinan el perfil de la víctima como son: Grupo de edad, sexo, departamento de procedencia, vínculo relacional,  ocupación entre otros.

b) Violencia psicológica

Las regiones con mayor presencia de casos atendidos en los CEM por violencia psicológica se mantienen en relación a los casos de violencia física, salvo algunas diferencias.
En el siguiente cuadro podremos ver, en orden de lista según la cantidad de casos presentados, las regiones que superaron los 1 mil casos de violencia entre el 2009 y el 2017.

En la siguiente tabla se presenta el ranking de las regiones con mayor frecuencia de casos de violencia psicológica atendidos en los CEM, resaltando las regiones que superaron los 1 mil casos por año.

 

Análisis de la casuística en la violencia psicológica año 2017

Durante el año 2017 se han atendido 95 mil 317 casos, donde el 50,5% predomina la violencia psicológica(48 mil 120 casos), En el cuadro adjunto se puede apreciar el análisis de la casuística según las principales variables que determinan el perfil de la víctima como son: Grupo de edad, sexo, departamento de procedencia, vínculo relacional,  ocupación entre otros.

c) Violencia sexual

Las atenciones que se realizan en los CEM por violencia sexual son menores. Por ese motivo se ha identificado las regiones que superaron los 250 casos de violencia sexual en los últimos 9 años.

Se observa en el cuadro un claro incremento del 2012 en adelante, siendo el 2017 el año donde se hallan la mayor cantidad de regiones (14) que superan los 250 casos de atención por violencia sexual. Nótese desde el 2015, la presencia de la atención de casos por este tipo de violencia en los departamentos de la selva, donde según la ENDES 2017, se da el mayor índice de embarazos de adolescentes. (22,6%).

En la siguiente tabla se presenta el ranking de las regiones con mayor frecuencia de casos de violencia sexual atendidos en los CEM, resaltando las regiones que superaron los 250 casos por año.

Análisis de la casuística en la violencia sexual año 2017

Durante el año 2017 se han atendido 95 mil 317 casos, donde el 9,5% predomina la violencia sexual (9 mil 12 casos), En el cuadro adjunto se puede apreciar el análisis de la casuística según las principales variables que determinan el perfil de la víctima como son: Grupo de edad, sexo, departamento de procedencia, vínculo relacional,  ocupación entre otros.

d) Violencia económica / patrimonial

En cuanto a la violencia económica/patrimonial, esta recién se incorporó con la promulgación de la Ley N° 30364 – Ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar; el 02 de noviembre 2015 y promulgándose el reglamento de dicha ley el 26 de julio 2016, por lo que el PNCVFS incorporó este tipo de violencia en los registros administrativos en el año 2017, es por ello que la información que se presenta es del año 2017, la cual limita realizar un análisis comparativo y visibilizar la tendencia en el tiempo del comportamiento de la violencia económica/patrimonial, donde se pueda determinar el empoderamiento de las víctimas en su derecho a la autonomía económica y patrimonial, así como el de la respuesta a las obligaciones que conlleva el rol protector y proveedor, en una familia.

En la siguiente tabla se presenta el ranking de las regiones con mayor frecuencia de casos de violencia económica/patrimonial atendidos en los CEM, resaltando las regiones que superaron los 50 casos en el año 2017.

Análisis de la casuística en la violencia económica/patrimonial año 2017

Durante el año 2017 se han atendido 95 mil 317 casos, donde el 0,5% predomina la violencia económica/patrimonial (433 casos), En el cuadro adjunto se puede apreciar el análisis de la casuística según las principales variables que determinan el perfil de la víctima como son: Grupo de edad, sexo, departamento de procedencia, vínculo relacional,  ocupación entre otros.

2.5 Casos atendidos, según la condición de ingreso al Centro Emergencia Mujer para su atención

Un dato interesante que se recoge en el registro administrativo en los CEM es la condición en que ingresa un caso para su atención, del año 2009 al año 2014 en el registro se consideraba dos clasificaciones: nuevo y reincidente. En los años 2015 y 2016 en el registro se consideraban tres clasificaciones: nuevo, reincidente y continuador. En el año 2017 esta subió a cinco tipos de clasificación en la condición de ingreso del caso: nuevo, reincidente, continuador, derivado y reingreso.

 

La información que se presenta en el siguiente gráfico considera dos tipos de clasificación: nuevo y reincidente, con el objetivo de poder visualizar la tendencia en el comportamiento de la atención que se brinda a la persona víctima de violencia familiar, sexual y económica/patrimonial, considerando todos los casos nuevos a través del tiempo y agrupando los demás tipos como reincidente (reincidente, continuador, derivado y reingreso).

Por ello definiremos como caso nuevo a toda persona que ingresa por primera vez a un Centro Emergencia Mujer a nivel nacional en situación de violencia familiar, sexual y económica/patrimonial en el marco de la Ley N°30364 y caso reincidente a toda persona que es atendida por segunda vez, es derivada por otro CEM para su atención especializada por uno o más servicios del CEM, que después de transcurrido un año regresa para continuar con su atención o cuya situación de violencia es ejercida por segunda o más veces por la misma persona agresora.

Los totales de reincidencia en la atención de casos de violencia en los CEM se han visto triplicados del 2016 al 2017 para el caso de las mujeres, y se han sextuplicado en el caso de los hombres.

En caso requiera revisar estos resultados para una sola región o departamento, puede seleccionar el cuadro de filtro que está ubicado en el margen derecho del gráfico.

3. Perfil de la víctima de violencia familiar

3.1 Casos atendidos en los CEM según sexo de la víctima, por regiones

La mayor cantidad de casos atendidos por violencias a la mujer y los integrantes del grupo familiar registradas entre el 2009 y el 2017 en los CEM a nivel nacional fueron realizados por mujeres (81 mil 009 casos). Así mismo se observa que en 08 años se presenta un incremento significativo de casos atendidos por violencia, con un pico importante entre el año 2016 y el año 2017. Por otro lado, si bien los casos por violencia a hombres se han incrementado a lo largo del tiempo, no equiparan los niveles de atención de casos por violencia a las mujeres.

En caso requiera revisar estos resultados para una sola región o departamento, puede seleccionar el cuadro de filtro que está ubicado en el margen derecho del gráfico.

3.2 Casos atendidos en los CEM según grupo de edad y sexo de la víctima, por regiones

La data estadística evidencia que el grupo de edad entre 30 a 59 años concentra el número de los casos atendidos en los CEM por violencia, seguido por el grupo de  personas de 18 a 29 años, que junto con los grupos de adolescentes de 12 a 17 años y las niñas y niños de 6 a 11 años se componen como los grupos de víctimas que han reportado en su mayoría casos de violencia. Es importante no desestimar los grupos de víctimas de 60 a más años y de 0 a 5 años, por ser grupos de mayor vulnerabilidad frente a las agresiones y que por el hecho de encontrarse confinados al ámbito privado y de ver reducida su participación en espacios de socialización sea por la propia edad o por alguna limitación, hay una alta probabilidad que dependan de un tercero para visibilizar la violencia.

 

En caso requiera revisar estos resultados para una sola región o departamento, puede seleccionar el cuadro de filtro que está ubicado en el margen derecho del gráfico.

3.3 Casos de víctimas embarazadas atendidas en los CEM según tipo de violencia, por regiones

Las mujeres embarazadas son más vulnerables a ser víctimas de maltrato por su propia condición de gravidez que le puede limitar en su grado de acción y de respuesta frente a la violencia. Las cifras obtenidas de los registros de los CEM, nos señalan un incremento en la tendencia del año 2013 al año 2017, con una ligera oscilación en el 2015.

Por otro lado, los totales nos muestran que los casos atendidos por violencia psicológica no distan mucho de los casos por violencia física, poniendo en evidencia el peligro al que se enfrentan las mujeres en esta condición.

Se presenta un importante número de casos atendidos por violencia sexual que sufren este grupo de mujeres, y que la tendencia nos muestra que ha decrecido ligeramente en los últimos 3 años.

3.4 Casos de víctimas con discapacidad atendidas en los CEM, según tipo de violencia y sexo, por regiones

Las personas discapacitadas son vulnerables a ser víctimas de maltrato por su propia condición. Según el grado discapacidad, no todas pueden manifestar las situaciones de violencia a las que se ven expuestas o no se encuentran en plenas facultades para darse cuenta que son víctimas de violencia, más aún si la persona agresora es quien le cuida y al ser su referente, ha desarrollado un grado de dependencia.

En el gráfico se visualiza que entre el 2009 y el 2017 las mujeres con discapacidad presentan mayor número de casos atendidos en los CEM por violencia, perfilándose como un grupo en riesgo. Así mismo se observa un incremento en la atención de los casos por violencia, con cifras no tan dispares entre la violencia psicológica y la violencia física ejercida a las personas discapacitadas. Por el contrario, la brecha de atención de casos por violencia sexual se agranda y son las mujeres con discapacidad quienes se han visto expuesta a este tipo de casos de violencia. No se cuenta con suficiente data estadística sobre violencia económica que nos dé cuenta del impacto de este tipo de violencia en este grupo poblacional.

Puede consultar los resultados para una sola región o departamento, seleccionando en el cuadro de filtro que está ubicado en el margen derecho del gráfico.

3.5 Casos atendidos en los CEM, según nivel educativo de la víctima, por regiones

Según la data obtenida de los CEM entre los años 2013 a 2017, la mayor parte de las víctimas atendidas por un caso de violencia tienen primaria incompleta, seguido por aquellas que tienen secundaria incompleta y secundaria completa. Por el contrario, las personas que cuentan con estudios universitarios incompleto y nivel inicial son las que presentaron menos casos de violencia atendidos en los CEM, a nivel nacional.

Según el gráfico, la violencia física y la violencia psicológica se presenta mayormente entre las víctimas con un nivel educativo de primaria incompleta y secundaria completa e incompleta. Para los casos de violencia sexual las cifras coinciden con estos niveles educativos, mientras que para la violencia económica además se presentan los casos de personas sin nivel educativo.

4. Perfil de la presunta persona agresora

4.1 Casos atendidos en los CEM, según sexo de la presunta persona agresora, por regiones

La data estadística presenta en la tendencia del año 2009 al año 2017 que la mayor cantidad de presuntas personas agresoras en los casos atendidos en los CEM, son hombres, y si bien el número de atenciones por violencia a hombres se ha incrementado en el tiempo a más del doble, la brecha de personas que sufren violencia sigue siendo amplia y determina que las mujeres son las más afectadas.

En caso requiera revisar estos resultados para una sola región o departamento, puede seleccionar el cuadro de filtro que está ubicado en el margen derecho del gráfico.

4.2 Casos atendidos en los CEM según grupo de edad y sexo de la presunta persona agresora, por regiones

La data estadística evidencia que el grupo de personas entre 30 a 59 años se presentan como las principales agresoras en los casos atendidos por los CEM,  seguido del grupo entre 18 y 29 años. Quiere decir que el intervalo de edad de las presuntas personas agresoras coincide con las edades de las personas consideradas como Población Económicamente Activa (PEA). Nótese que en menor medida pero se ha ido incrementando la presencia de presuntos agresores a las y los adolescentes entre 12 y 17 años y adultos mayores de 60 años a más.

En caso requiera revisar estos resultados para una sola región o departamento, puede seleccionar el cuadro de filtro que está ubicado en el margen derecho del gráfico.

4.3 Casos atendidos en los CEM según estado del agresor y tipo de violencia, por regiones

En el registro de atención de casos de los CEM, se desagrega la condición anímica de la presunta persona agresora al momento de la ocurrencia de los hechos de violencia que es importante conocer para conocer si el consumo de drogas y otros psicotrópicos están relacionados al desenlace de la violencia, y en qué medida.

Así tenemos como referencia general que, del total de presuntas personas agresoras de las que se tiene registro en los CEM a nivel nacional, el 59,8%%  se encontraba sobrio durante la ocurrencia de los hechos de violencia, seguido del grupo que al momento de la agresión se encontraba bajo efectos del alcohol (19,6%). En menor porcentaje  se indica que el presunto agresor se encontraba bajo efectos de las drogas (0,4%) y bajo efectos de alcohol y drogas (0,6%).

Hay un alto porcentaje (19,5%) Sin datos, debido a que en el 2017 no se recolectaron las estadísticas de este tipo de información de los registros de los CEM, por razones a determinar. También queda por determinar la referencia al apartado “Otros”.

Por sexo, identificamos que, de 66 170 de mujeres como presuntas agresoras, el 70,5% se encontraba en estado sobrio al momento de la violencia  y el 5% no se encontraba en estado sobrio. Para el caso de los presuntos hombres agresores, el 46,8% se encontraban sobrios al momento del hecho de violencia y un 18,8% no se encontraba sobrio.

Le invitamos a revisar el detalle por años y por región, seleccionando el cuadro de filtro correspondiente que se encuentra ubicado en el margen derecho del gráfico.

4.4 Casos atendidos en los CEM, según vinculo relacional y tipo de violencia entre la víctima y la presunta persona agresora

En cuanto al vínculo relacional o de parentesco que presenta la víctima con la presunta persona agresora,  se identifica que la mayor parte de hechos de violencia atendidos en los CEM, han ocurrido dentro de una relación de pareja, seguido de aquellos casos de violencia ejercida por un familiar y por la expareja. En menor medida se presentan los casos de conocidos y desconocidos, como presuntos agresores de los casos de violencia.

También se observa que en los hechos de violencia ocurridos dentro de la familia no distan mucho los hombres de las mujeres como presuntos agresores, aunque la tendencia indica que dentro de la relación de pareja es donde ocurren la mayor parte de los hechos de violencia, seguido del vínculo de ex pareja, que se va incrementando con los años y en donde los hombres se perfilan en su mayoría, como los presuntos agresores en la relación. Se aprecia el mismo resultado en las modalidades de violencia psicológica y violencia económica. Sin embargo en los casos de violencia sexual, la mayor parte de los agresores son hombres que tienen un vínculo familiar o es un conocido cercano a la víctima, y en menor medida son desconocidos.

También se han atendido casos de violencia sexual dentro del entorno de pareja y ex pareja, ejercido mayormente por los hombres como presuntos agresores, y en menor medida las mujeres.

Si desea revisar estos resultados para una sola región o departamento, puede seleccionarla en el cuadro de filtro que está ubicado en el margen derecho del gráfico.

5. Otras características asociadas a los casos de violencia atendidos en los CEM (2015 – 2017)

El registro administrativo de los Centros Emergencia Mujer ha sufrido mejoras y modificaciones en el tiempo, con la finalidad de recoger información que permita una atención más personalizada de los casos atendidos por violencia contra la mujer y los integrantes del grupo familiar, razón por la cual la información presentada a continuación esta relacionada con la implementación de la ultima ficha del registro administrativo que entro en vigencia el año 2015.

5.1 Casos atendidos en los CEM, según lugar de residencia de la víctima

Entre los año 2015 y 2017 se atendieron 224 mil 256 casos en los Centros Emergencia Mujer a nivel nacional, por violencia a la mujer y otros integrantes de la familia, la mayoría de las víctimas residen en Lima, Cusco, Arequipa, Junín y Ancash,  estos datos, a excepción de Ancash, coinciden con los resultados presentados en el punto 2. “Magnitud de los casos atendidos por los CEM”.

A continuación se presentan mapas regionales donde se puede revisar el detalle por región y el tipo de violencia, seleccionando el cuadro de filtro correspondiente que se encuentra ubicado en el margen izquierdo del gráfico.

5.2 Casos atendidos en los CEM, considerando si es la primera vez que agreden a la víctima y si realizó la denuncia del hecho

La atención de las denuncias por violencia se encuentra entre las competencias de la PNP a través de su servicio de comisarías y otros frentes policiales que hagan las veces de ésta, a nivel nacional. Las denuncias también pueden realizarse en el Ministerio Público a través de sus fiscalías  y  el Poder Judicial a través de los juzgados de familia mixtos y los juzgados de paz.

El registro de atención de casos de los Centros Emergencia Mujer recoge como información la frecuencia de la agresión considerando si es primera vez -o no- que fue agredida la víctima por la presunta persona agresora en cuestión, además se recoge la información si se realizó la denuncia respectiva ante una dependencia del Estado facultada para recepcionar este tipo de denuncias previa a la intervención del Centro Emergencia Mujer.

Entre los años 2015 y 2017, del total de las personas que habían sufrido violencia más de una vez,  en el año 2015 el 46%  (24 mil 061 casos) realizó la denuncia, en el año 2016 el 54% (33 mil 433 casos) realizó la denuncia y en el año 2017 se registro que el 56% (46 mil 106 casos) realizaron denuncia;  en el año 2017 aumentó las denuncias en un 20% con relación al año 2015 de las personas que habían sufrido violencia mas de una vez, sin embargo entre los años 2015 y 2017 los hombres que habían sufrido violencia mas de una vez el 45% en promedio habían denunciado, mientras que las mujeres que habían sufrido violencia más de una vez el 53% en promedio habían denunciado.

Del total de personas que han sufrido violencia por primera vez , en el año 2015 el 67% (4 mil 332 casos) realizó la denuncia, en el año 2016 el 71% (6 mil 406 casos) realizó la denuncia y en el año 2017 el 71% (8 mil 811 casos) realizó la denuncia. Esta porcentajes son mayores significativamente con relación a las personas que han sufrido violencia más de una vez.

En cuanto a las variables que refieren una relación entre sexo y grupo de edad de las personas que habían sufrido o no por primera vez violencia y si denunciaron o no ese hecho tenemos que, en los hombres el mayor grupo de edad que interpusieron denuncia fueron; niñez, adolescencia e infancia que si interpusieron una denuncia contra su agresor/a; mientras que en las mujeres las que pusieron denuncia se concentra en los grupos de edad de adulta, joven  y adolescentes.

En el siguiente gráfico se puede filtrar si es la primera vez que la agrede, si realizó denuncia y el sexo de la victima , de esta manera se puede tener información más precisa, considerando que la denuncia es previa a la intervención del CEM en una dependencia del Estado facultada para tal efecto.

5.3 Casos atendidos en los CEM , considerando factores de riesgo de la presunta persona agresora y de la víctima

Teniendo en cuenta que los factores de riesgo pueden ser características que aumenten la probabilidad de presencia de casos de violencia, se ha identificado en el registro de casos de los Centros Emergencia Mujer (CEM) la existencia de ciertas características asociadas a las víctimas y a los/as presuntas agresores/as. Esto es importante porque determinará la valoración del riesgo por los especialistas de los CEM en cuanto a riesgo leve, moderado o severo, según lo cual activará determinados protocolos de atención.

Así tenemos que, para la presunta persona agresora, se ha identificado como factores de riego: la posesión de armas aunque no esté asociado al hecho de violencia, la existencia de un historial de conducta violenta con anterior pareja, el consumo de drogas y que haya ocasionado lesiones físicas graves en algún episodio de violencia a la víctima.

Por otro lado, los factores de riesgo con los que se ha identificado podría contar una víctima son: la carencia de una red familiar, la dependencia económica y la dependencia emocional que puede desarrollar hacia la persona agresora. Como se observa en el siguiente cuadro:

Dentro de los factores de riesgo asociadas a la presunta persona agresora, la posesión o tiene acceso a armas de fuego ha sido el factor de riesgo que ha presentado la mayor cantidad en el 2017 y en los últimos 3 años con 9 mil 534 casos, mientras que en los años 2015 y el 2016 la presencia de lesiones graves a la víctima se configura como el factor de riesgo asociado a la presunta persona agresora, con 2 mil 108 casos y 2 mil 085 casos, respectivamente.

Por su parte, entre los factores de riesgo asociados a la víctima, la dependencia emocional se manifiesta como el principal factor de riesgo que puede exponer a la víctima a situaciones de violencia en el año 2017 y en los últimos tres años con 14 mil 602 casos; en los años 2015 y 2016 el factor de riesgo dependencia emocional tiene una diferencia significativa en relación al factor de riesgo dependencia económica,, sin embargo en el año 2017 el factor de riesgo dependencia económica esta muy cercana a la dependencia emocional.

Otro dato importante que se visibilizan en las estadísticas está referido al sexo y al grupo de edad de las presuntas personas  agresoras en referencia a los factores de riesgo asociados a la violencia. Así tenemos que en las mujeres presuntas agresoras son las adultas y jóvenes, que mayormente presentan estos factores, este mismo grupo de edad se visibiliza en los hombres presuntos agresores.

El factor de riesgo de posesión o tiene acceso a armas de fuego se ha incrementado en  el año 2017 en 1102% en relación con el año 2015, este incremento es mayor en las mujeres,  pasando de 8 casos registrados en el año 2015 ha 630 casos registrados en el año 2017. (un incremento de 7838%)

En cuanto a los factores de riesgo de la víctima, en las mujeres el grupo mayoritario se encuentra en las adultas y jóvenes que presentan algunos factores de riesgo asociados a la violencia y en los hombres estos grupos se trasladan a los niños, adolescentes e infantes.

El factor de riesgo de la dependencia económica de la persona agresora se ha incrementado en  el año 2017 en 472% en relación con el año 2015, este incremento es mayor en los hombres,  pasando de 287 casos registrados en el año 2015 ha 1 mil 642 casos registrados en el año 2017. ( un incremento de 472%)

En el siguiente gráfico se puede observar alguna variables asociadas a los factores de riesgo y la valoración de los caso que fueron atendidos por los CEM.

Escribir un comentario

Traducir »